sábado, 30 de diciembre de 2017

Repaso de este año 2017.

Que contar de este año, ha sido completo. He podido hacer muchas salidas, tanto en el ámbito natural, como en el ámbito geológico.

Con ejemplares de Limonium carthaginense.
Por fin termine mis estudios de gestión forestal y del medio natural, el cual me ha servido para meterme en el mundillo de la botánica y la fauna (Sobretodo), y por supuesto me llevo grandes amistades de este curso, a los que quiero dar las gracias por esos dos años de risas y buen rollo.

Con este curso también me sirvió para conocer la sierra minera de Cartagena-La Unión, gracias a mi proyecto de fin de grado de su espectacular variedad botánica. La cual desconocía y eso que la visite años anteriores, pero solo me centraba en la geología y mineralogia de la zona, ya que es mi afición.

Forestales.

Con mi proyecto saque gran variedad de plantas, muchas de ellas endémicas de la zona, ya sean endemismos locales, como el Limonium carthaginense o el  Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis. Endemismos Iberoafricanismos, como el Tetraclinis articulata y otros endemismos de la Provincia botánica murciano-almeriense, como el Helianthemum almeriense. También sin olvidar otras especies típicas del bosque mediterraneo. En total pude anotar como unas 569 especies durante mis salidas por la sierra, pero al final solo metí 120 especies, las mas características.
Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis. 

Vista desde el monte de las Cenizas a la Bahia de Portman.

Dunas fosiles de Calblanque.

Me gusto como quedo el proyecto y ahora me considero como un conocedor de la flora de esta parte de la región de Murcia, aunque claramente no conozco todas las plantas que me pude dejar durante mi estudio, pero algo es algo.

Avanzando el año pude conocer gente fascinante, con la cual estoy aprendiendo mucho de flora y fauna de mi provincia, gracias a un grupo de Facebook llamado Fauna y flora de Albacete. También destacar la colaboración con ARBA Albacete, para la recolección de semillas para su posterior repoblación y recuperación de montes con especies autóctonas. Para el siguiente año espero seguir ayudando para esta gran labor.
Quercus coccifera , por Villalgordo.

Sierra del Relumbrar.

En mis viajes, no pueden faltar mis salidas mineras con mis amigos por la sierra minera de Cartagena o el yacimiento de rosas del desierto de la Almarcha. Conocer nuevas minas como las de azufre de Libros (Teruel) o la de Viernoles de Cantabria. Así ampliando mi colección con mas minerales que no tenía. Así como conocer nuevos yacimientos, destacando en Chinchilla el de Xilópalos gracias a Guillermo García-Saúco.

En la entrada a la Mina Precaución.

Pero sin duda no me puedo olvidar del viaje mas importante de este año a Cantabria, por fin conocí los Picos de Europa, sus fascinantes pueblos y sus excelentes paisajes.
Desfiladero de la Hermida.


Mi ultimo viaje del año a Madrid, visitando el museo ferroviario (Soy un gran aficionado de los trenes), así como otros sitios como la plaza mayor o la plaza del Sol y el parque del retiro.

Locomotora del museo ferroviario.

Plaza mayor de Madrid.

Ánade Real (Anas platyrhynchos)

Estanque del parque del Retiro.

Palacio de cristal en el Parque del Retiro.

Espero que para el año que viene sea igual o mas completo que este, tengo unas metas que quiero cumplir, como es visitar Asturias, con la idea de conocer sus yacimientos mineros mas importantes, y visitar de nuevo los Picos de Europa de la parte asturiana, sin olvidar a mi Galicia.


sábado, 9 de diciembre de 2017

De vuelta a Teruel.

Como cada año, por estas fechas realizamos un viaje por el cumpleaños de unos amigos de toda la vida, que para mi son como mi familia, igual o mas que mi propia familia.

Pude aprovechar para hacer un poco de turismo por la ciudad de Teruel, que aunque la tengo ya muy vista, siempre me gusta visitarla. Para mi es una de las ciudades mas bonitas que he visto, es pequeña, con gente realmente simpática y acogedora, y sobretodo por su historia.








Aquí hay un tipo de arquitectura muy peculiar de la zona, la arquitectura mudéjar aragonesa, en la que la ciudad de Teruel es unas de sus grandes representantes, con numerosos edificios como la Catedral de Santa María, Iglesia de San Pedro, Torre de San Martín y del Salvador, entre otros. Reconocida en algunos edificios representativos como Patrimonio de la Humanidad.

Sin olvidar unos de los símbolos de la ciudad, la plaza del Torico, adornado con motivos navideños.



Otros de los sitios que me acerque fue a la localidad de Cella, donde se ubica su famosa fuente,se trata de un gran pozo artesiano construido en el siglo XII (Bien de Interés Cultural). Con la sequía que asola a toda la península, la fuente se encontraba practicamente vacía, pudiendo observarse las escaleras de bajada y una grieta de gran tamaño, que comunica con un acuífero. Da mucha pena verla en ese estado y mas recordando verla llena años mas atrás.




Como no podía venir a Teruel sin visitar a alguna mina, primero visite sin éxito los yacimientos de manganeso de Camañas, pero debido al hielo que había en el camino al yacimiento, fue imposible acceder. Por la zona también pude ver labores de cielo abierto para la extracción de carbón, pero no me resultaron interesantes, viendo solo algunos restos de yeso.

Ya para la vuelta a Albacete nos acercamos a la localidad de Libros, donde en dirección Riodeva, se encuentran el barrio de las minas, lugar donde se encuentra sus minas de azufre y restos de edificaciones, como hornos y casas.




Es verdaderamente curioso lo bien que esta el sitio, donde se pueden ver las casas cuevas, algunas de ellas redecoradas, con diferentes objetos.

Casa cueva.

Casa cueva.

Casa cueva.

Perdiz disecada dentro de una casa cueva.

Rana Pueyoi.
También comentar su importancia en la paleontología, Entre las rocas del terreno se encuentra un tipo de pizarra bituminosa que presenta fósiles de anfibios. Destacando la Rana Pueyoi.


En cuanto a la minería, estas minas eran de las mas importantes explotaciones de azufre, junto a las de Hellín (Albacete) y Lorca (Murcia).

Las Minas de Azufre de Libros tuvieron su época dorada a finales del siglo XVIII, años en los que se inicio su explotación, la cual duro de manera intermitente hasta 1889. Más tarde, ya en el siglo XX, la Industria Química Zaragozana se encargo de su utilización hasta que en 1956 las minas se cerraron definitivamente.

Yo no iba con la idea de encontrar ningún mineral, pero tuve la suerte de encontrar buenos ejemplares de azufre, además dentro del socavon principal, pude recolectar Pickeringita y Alunógeno.

Yeso.

Epsomita

Pickeringita.

Pickeringita.

Epsomita.

Azufre.





Sin duda un puente bien aprovechado, con buena gente, en un lugar excepcional.

Agradecimientos:
Esther Lucas, por encontrar los azufres junto mi padre.
Esther Santafe y familia por ofrecernos su hogar (Obligado).


martes, 5 de diciembre de 2017

Una vuelta por Riopar.

Se que han pasado unos días desde la visita a Riopar, pero nunca es tarde.

El Laminador.
Bueno l caso es que el pasado sábado me acerque a Riopar, con la principal idea de visitar por fin sus minas de calamina. El día de antes se produjo una nevada en la zona, pero no fue un gran problema, la nieve estaba casi derretida, solo manteniéndose en el puerto del peralejo y algunas zonas de umbría.

Sin olvidar a mis acompañantes, Tomas y Sara, llegamos a las cercanías de la piscifactoría de Riopar, para poder cruzar el rió, el cual estaba con mucha agua de las nevadas, todo esto gracias a la ayuda de un hombre que nos guió hasta el cruce.

Así partimos por una senda que iba paralela al rió, cruzando zonas de ganado vacuno y pinar, hasta llegar a las primeras edificaciones de las minas, casas y hornos, con sus escombreras.

Después de estar fotografiando los edificios, decidí en seguir una senda que subía por la montaña, con la intención de buscar alguna bocamina.

Decir que la ultima vez que estuve, acabe por encima de las bocaminas sin saber muy bien donde iba y a ciegas, lo que llego a que pateara casi toda la montaña, subiendo y bajando barrancos.

Antiguos edificios de San Jorge.


Horno

Bocamina.

Dentro de la mina, en linea recta.

Óxidos.

Dolomita.




Bocamina con desprendimientos.






Pero esta vez tuvimos suerte, viendo una bocamina, con mucho recorrido. Si entre en ella, pero siempre con cuidado. Yo estaba encantado, por fin las había encontrado, dentro de la mina me acompañaba Tomas, pudimos ver un poco de todo, desde insectos, sobretodo arañas y mineralizaciones, como óxidos de hierro, cristales de dolomita (Muy abundante) y sobretodo el mineral fundamental y mas conocido de estas minas, los minerales de zinc.

En la mina puede aparecer smithsonita con abundantes óxidos de hierro, ocasionalmente mezclada con pequeñas cantidades de esfalerita y con indicios de galena.

Minerales que se pueden encontrar:
Esfalerita y galena (Micro).
Pirita y marcasita limotizadas, calcita, dolomita.
Smithsonita (Masiva y rara vez cristalizada), hemimorfita.


Dolomita.

Esfalerita.
Smithsonita.

Dolomita.

Después de recoger algunas muestras, patear un poco mas la zona, volvimos al coche. Tocaba coger energías, después de comer seguimos con la ruta, bajando al nacimiento del rió mundo, aprovechando los restos de la nevada del viernes nos pusimos a hacer fotos, tantos fotos, alguna ave y al paisaje. La lastima es que en la cascada caía un hilo de agua.


Dos buitres leonados (Gyps fulvus), volando por encima el Calar.






Como aun nos quedaba unas cuantas horas antes de anochecer, los acerque a Riopar viejo, donde recorrimos por toda la zona del castillo, viendo su fuente y sobretodo viendo las preciosas vistas al calar nevado.





Algunas plantas:

Nogal (Juglans regia)

Asplenium trichomane


Tejo (Taxus baccata)


Sarcocapnos baetica subsp. baetica

Doradilla (Asplenium ceterach)

Así termino un día entretenido, con muchas risas y con muy buenas personas. Tocara repetir en un futuro.

Salida nocturna por la vía verde a la Pulgosa.

Seguimos con la búsqueda de arácnidos y otros invertebrados, la noche del viernes cambiamos de zona de búsqueda, de la sierra de Chinchilla ...